Mostrar:
Autores:
Buscar:

Ilka Oliva Corado
Ilka Oliva Corado

Escritora y poetisa. Ilka Oliva Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de 1979. Se graduó de maestra de Educación Física para luego dedicarse al arbitraje profesional de fútbol. Hizo estudios de psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora en el estado de Arizona. Es autora de cuatro libros.

124 Notas publicadas

Notas recientes
Las Aparicio no es cualquier telenovela, es única y sobre todo cada capítulo es un aprendizaje. Por eso temblaron las productoras de siempre y tembló la iglesia y tembló también la doble moral que pulula en todos los rincones.
Las sirvientas conocemos la intimidad de las familias, hasta de lo que no quieren que nadie se entere, conocemos temperamentos, vicios, miedos, jactancias, vacíos y pretensiones. 
¿Por qué la ONU no se ocupa de Siria en lugar de estar metiendo sus narices en asuntos internos de Venezuela? ¿Por qué la OEA no se ocupa de denunciar el genocidio que vive México y deja a Venezuela en paz?
Un ejemplo de la ineptitud de un sistema de justicia, patriarcal es el caso de las 41 niñas asesinadas, que fueron quemadas vivas en Guatemala, a los culpables se les está tratando con privilegios de clase y poder.
Lo que hizo Ecuador en estas elecciones es ejemplar, sacó la cara por los pueblos latinoamericanos, le puso el pecho al ataque neoliberal y le metió el hombro a la continuidad del sistema político que viene trabajando Correa
Ya lo vemos en los 12 países que están buscando el golpe de Estado en Venezuela: son modelos neoliberales con excelencia en represión ciudadana. Ecuador debe mantener vivo el progresismo para beneficio propio y de la región.
Como podemos ver, no hay autoridad moral para que estos 12 países se inmiscuyan en la política interna de Venezuela. Maduro podrá tener equivocaciones y nosotros no estar siempre de acuerdo con su forma de gobernar, pero de ahí a ser un pelele vende patrias hay años luz de diferencia.
El sistema nos ha preparado generacionalmente para agachar la cabeza y obedecer a patrones capitalistas; respondemos solamente al derecho de nuestra nariz, vamos a la universidad para convertirnos en azadones y escupir la mano de quien nos dio de comer
Es imperdonable que gente que se llame así misma feminista, sea del género que sea, utilice la terminología “familia disfuncional” para excluir aún más y estigmatizar a quienes por haber nacido en el sector más marginado de la sociedad no tienen un sola oportunidad de desarrollo.
Todos los días recibo mensajes de personas que me envían textos, me dicen: “aquí te envío esto para tu lectura,” “lectura recomendada”, te recomiendo esta lectura.” Y yo pienso para mis adentros, ¿quién les dijo que yo quiero leer lo que todo el mundo lee?